SOBRE LA GENTE DE CUBA

No se puede conocer Cuba sin conocer su gente…

14352089_1441618379185748_22685414881589128_o

Este artículo sólo lo he preparado para Cuba, y no para los otros 2 destinos de la página. ¿Por qué? Pues porque en Cuba suceden 2 cosas únicas. Una es que la forma de vida es bastante homogénea y hay menor diversidad entre sus habitantes, y la otra es que en Cuba estarás tratando con la gente de allí a cada momento. Las habilidades en estas relaciones sociales son sin duda el punto más importante a prepararse en el viaje, sobre todo si vamos en plan aventurero.

Que quede clara una cosa. Esto es verdaderocaribe.com y yo he creado este sitio para salir de tópicos, pamplinas, demagogía y vendedores de humo. Del mismo modo que os digo que las playas tienen piedras o que en algunos hoteles huele a humedad, aquí os voy a contar las cosas claras aunque no coincidan con la imagen tope guay que se tiene erróneamente de Cuba.

Sobre todo quiero que nadie vaya con esa opinión basada en topicazos e idealizada que tratan de vender de que en Cuba la gente va bailando la conga por la calle, que todo es de color de rosa, que las chicas te entregan su corazón porque sí, y que la población vive con la sonrisa en la boca.

Antes de nada tenemos que saber el contexto en el que se mueven los cubanos y ponernos en su cabeza para ver las cosas desde su perspectiva.

La cara más difícil

Para empezar hay que comprender una cualidad que comparte casi todo el país que es la pobreza, que no es la pobreza absoluta de… Somalia, gracias a Dios, pero el salto respecto a nosotros es más que considerable. La gran mayoría de ellos no llega a los 50$ mensuales de salario.

gente

El tema económico les condiciona para todo, y cada uno de ellos tiene clarísimo cual es la situación en Europa o EEUU en comparación con la que se vive en Cuba. Además que son muy cotillas, y les gusta preguntar por todo, por cómo se vive, cuánto se gana, cuánto cuesta una casa, a qué edad se independizan los hijos, qué tal le va a Dinio,… Lo preguntan absolutamente todo… Les encanta charlar con turistas, y es que al fin y al cabo son practicamente su único nexo de unión con el mundo fuera de la isla.

Vamos, que de sobra saben que somos ese top 10% de riqueza mundial (sí, un mileurista está ahí) y que vivimos realidades muy diferentes. No caigáis en el error de “contarles vuestras penas” como que os han estancado el sueldo, o que entre el móvil y el ADSL no llegáis a fin de mes, o que lleváis 15 años sin cambiar de coche, porque escuchar eso cuando se lleva 5 años sin probar la carne de ternera o conduciendo un carro soviético de los años 40, pues como que además de dejaros en una posición bastante egoísta y desconsiderada, a ellos les suena a preocupaciones de otro universo.

valle-de-los-ingeniosHay que ser muy respetuosos con ellos y su estilo de vida, y tratar de reducir las distancias. Adaptarse, y sobre todo sacar los puntos en común para crear afinidad.
Cuento la anécdota de un turista en uno de estos bares a los que sólo entran cubanos, y pidió un bocadillo de carne. La carne era una especie de masa que a saber cuánto tenía de carne y con qué estaría mezclada… El caso es que al primer mordisco lo tiró al suelo del asco que le dió, que yo no sé qué se pensaba el tipo que se iba a comer… y decenas de miradas de pocos amigos cayeron sobre él.
Vamos a ver, si vas a su terreno vas con todas las consecuencias y por muy poco que te guste lo que sirven, te lo comes y con buena cara.
¿Cómo os sentaría que un plato que cuesta el salario de un día de vuestro trabajo acabe en la basura porque eso supone para la gente de otro país? Pues mal.

Nuestras armas allí deben ser educación, respeto e inteligencia social.

Me decía un cubano, que a veces sentía como si la miseria en la que viven se hubiese convertido en atracción turística. Y yo claro, le expliqué que no, que viajamos a ver cómo vive una sociedad diferente, que hace unos pocos años la situación en España no era tan distinta, o que hace unas décadas miles de españoles viajaron allí porque las cosas estaban mejor que en España,… Yo creando empatía y tal, pero la indignación de aquel hombre la asemejé a quien recibe visita y tiene la casa sucia, desatendida y sin una cerveza que ofrecer… Vamos, que a muchos les fastidia que veamos su difícil situación. Cómo cuando sales a la calle sin peinar, sin arreglar, y echo un cuadro y te cruzas con la tía que te gusta…

Viajar a Cuba se parece en cierto modo a la serie “Westworld” en la que una compañía recrea un parque temático del Oeste Americano y los turistas van a divertirse allí haciendo lo que se ve en las películas del Oeste, pero con privilegios como no poder ser heridos.
Pues ir a Cuba es un poco parecido. La gente va para vivir en una sociedad estancada en los 50, en la que los coches son los mismos, los edificios son los mismos, no hay publicidad, ni capitalismo, ni empresas, los cabarets y demás funcionan igual, la sociedad está muy limitada económicamente, las infraestructuras son un horror … pero desde una posición totalmente privilegiada respecto al lugareño.

El sentimiento general de la población, sobre todo de los mayores, es de depresión y desánimo, de desgana, de apatía,… El tiempo pasa y ellos no consiguen evolucionar. El sueño de que Cuba pueda mejorar ya se ha quedado en utopía y salir de la isla se ha convertido en la verdadera meta de todo cubano que quiera prosperar con su vida.

Cambiando de tercio, los cubanos en muchos temas son un poco desastre, mejor dicho unos auténticos gañanes. Por ejemplo no tienen ninguna conciencia con el medio ambiente. A ver, que no suene mal, pero es una realidad que la población en cada país no está igual de desarrollada en ciertos aspectos y en el ecológico los cubanos suspenden.
Un recuerdo que tengo es que saliendo de “La Piel del Chino” de Varadero con una chica, (ya estará algún mal pensado…) iba yo apurando mi cerveza “Bucanero” en lata, y me la termino por el camino. Como siempre, la guardo en la mano esperando encontrarme una papelera, un contenedor o lo que sea. Entonces me mira ella sorprendida y me pregunta que qué hago con eso en la mano, que porque no lo tiro. Yo le explico por qué y se ríe como diciendo ¿de dónde ha salido este tío?
Si visitáis hoteles sencillos en los que suele haber muchos cubanos podréis corroborar esto, porque lo dejan todo… De todos modos ojalá me esté equivocando y me tengáis que corregir.

Otra cosita negativa, Cuba es el país más machista que he conocido. No os extrañe que si le preguntáis algo a una pareja sólo hable él, o que si ella tiene alguna curiosidad en la conversación, se dirija a su novio con un :”Pregunta al turista si le ha gustado tal, tal, tal…” (¿Y por qué no me lo pregunta ella directamente?) Detalles de estos…

Y la cara más positiva

Pues claro que hay gente optimista, animada, divertida, bailonga, guasona,…Estaría bueno… Pero mi deber es contar lo bonito, y lo difícil.

Las primeras reacciones que percibiréis al hablar con alguien por la calle serán muy agradables, son todos muy atentos, muestran mucho entusiasmo con lo que les cuentas, se emocionan, te hacen mil preguntas… es verdaderamente agradable porque sabes que te están escuchando cada palabra.

Y es que en Cuba hay gente que no se quita la sonrisa de la cara, otros que son unos cachondos totales y que con que suene un poco de música ya se animan y se ponen a bailar. Sobre todo los niños…

NIÑOS

Aunque no tengan medios, son capaces de crearse juguetes con maderas y piezas de otros objetos.

Lejos de las grandes urbes la gente es más feliz y despreocupada, de hecho donde más abandono y decadencia se aprecia es en La Habana y Santiago.

Una cualidad positiva del cubano respecto al occidental, es el conformismo. Por poner un ejemplo nuestros niños tienen un montón de juguetes y parecen infelices si no están con la maquinita. Estamos criando sin darnos cuenta a toda una generación desde el consentimiento y a veces impulsando el egoísmo. Nos inventamos necesidades que no lo son como tales, por ejemplo el móvil, whatsapp, o las clases de pilates, por decir algo… sin darnos cuenta en la cantidad de chorradas en las que gastamos nuestro dinero y la necesidas que hay por ahí fuera.
Y sobre todo nos quejamos. “No tenemos de nada”, “No podemos ir a peor”, “En los años tal estaban mejor”, “En otros países las cosas funcionan mejor”…  Somos una sociedad inconsciente que no sabe cómo está el mundo y se queja de vicio, y es que cuando uno viaja o estudia un poco sobre la situación de la población a nivel mundial, se da cuenta del auténtico privilegio que se tiene desde España.

Ya sé que hay crisis, paro y demás, pero de verdad que hay que ir a sitios como Cuba para apreciar el punto del globo en el que nos ha tocado nacer.
Esto lo digo porque el cubano es conformista, o mejor dicho, feliz con muy poco. Con compartir una taza de café con 4 amigos, ya se pasan una tarde riendo, y nosotros si no tenemos 50€ para que nos pongan en el gin tonic semillas de cardamomo, nos quedamos en casa. Es una comparación absurda, pero se entiende ¿no?.

En una ocasión, estaban unos habaneros en el Malecón jugando al ajedrez. Era un tablero que les había regalado un turista, y contaban que todas las tardes las pasaban allí, turnándose para jugar al ajedrez. Se picaban entre ellos, se reían, disfrutaban… y se lo tomaban con una pasión como si fuese lo más importante en la vida…pero es que para ellos lo es.

Se toman el ajedrez muuy en serio, cuidado con interrumpir la partida…

Vamos, que esas envidias de si mi móvil es mejor o peor que el tuyo no se ven en Cuba, y aunque eso no deje de ser una desgracia ya que están privados de conocer y disfrutar miles de avances, quiero que se vea esa virtud en su personalidad. Ojo, que ellos también se interesan por los últimos aparatos electrónicos y de hecho les llama muchísimo la atención todo lo relacionado con el mundo moderno.
Yo soy el primero que defiende la evolución y la tecnología, pero quiero que se aprecie esa mentalidad de ser muy feliz con muy poco.
Si se os acercan un grupo de chavales, que se os acercarán, os pedirán una moneda para un dulce o algo así. Si les dais una pelota, ya tendrán entretenimiento para miles de tardes y a vosotros no os costará más que un par de euros en cualquier bazar chino.

11164667_815063351902106_1528612061755714067_n
Niños jugando en la calle

A mí esto me recuerda a cuando te contaba tu padre o tu abuelo que en el pueblo, de niños jugaban con las pinzas de la ropa, simulando que eran el Capitán Trueno. O ahora que recordamos con añoranza los años de las canicas, las chapas y demás”juguetes” que no costaban nada.
Así están en Cuba, y así (salvando las distancias) estábamos nosotros hasta hace 4 días como quien dice.
Recuerdo que un muchacho de Varadero, me contó que en su día había hecho una amiga canadiense y se comunicaba por carta con ella. Me chocó que al saber que yo era español me preguntara ¿Cómo era la nieve y cómo era el otoño? La cosa es que la chica le mandaba fotos con paisajes otoñales en tonos ocres, anaranjados, y él miraba esas fotos casi cada día y se imaginaba allí, bajo un escenario tan diferente. Le teníais que ver cómo se lo flipaba describiéndome las fotos, y el simple hecho de recibirlas le daba una felicidad… que nosotros jamás podremos comprender algo así cuando con tan sólo googlear lo que queramos ver, nos aparecen mil imágenes…

El cubano también es muy familiar y siente un apego muy especial por los suyos. Esto pasa en casi todos los países católicos, me da igual España, Italia, Irlanda o casi toda Sudamérica. Así como los anglosajones suelen pasar más de la familia e ir más a su aire, las sociedades con influencias católicas tienden al nexo familiar. Lo apreciaréis en Cuba seguro.
También son muy comprometidos con los amigos. Si entabláis amistad con algún cubano, seguro que le invitáis a comer o a cenar algún día…pues bien, siempre se presentará con su primo, su mejor amigo o quien sea para ver si también le invitas… se acuerdan mucho de su gente.

Diré también que a pesar de ser un estado socialista, existen las clases sociales y muy marcadas entre ellos. Los familiares de políticos, la policía, cuentapropistas a quienes les van bien las cosas, o trabajadores de hoteles que comercian con turistas, incluso jineteras, viven muy por encima del grueso de la población.
Lo que pasa que en Cuba se marcan más las distancias, y quien es “algo” se crée muchísimo más…
Esto es lo de siempre, el rico suizo puede ir con unos vaqueros y un polo sin llamar la atención, y el rico látino va con un look hiper hortera y tratando de que se note que maneja… Cuanto más humilde es el origen, más ostentoso es el individuo. (Ésto se aprecia muy bien entre los futbolistas de nuestra liga)

A LA HORA DE TRATAR CON ELLOS

callejon-de-hammelVale que cada ser humano tiene una personalidad única y lógicamente no vamos a pensar que los cubanos son clones que responden igual a determinadas situaciones. Lo que sí existen es una serie de patrones bastante comunes entre su población, propiciados por la particular situación que se vive en este país.

Nuestra presencia no dejará a nadie indiferente y sí o sí vamos a relacionarnos con la población local, forma parte del viaje.

Estemos en una plaza turística de La Habana, en un bar de Cienfuegos o en una calle de la Santiago profunda, vamos a dar el cante y a producir reacción entre la gente. Es normal.

De primeras vamos a percibir como la gente es muy receptiva con nosotros. Algunos se acercarán a decirnos algo con más o menos atrevimiento, otros nos mirarán esperando que les preguntemos algo, otros nos sonreirán, otros se ofrecerán a ayudarnos o acompañarnos a donde sea… lo que sí es seguro es que nadie os pondrá mala cara ni se os acercará con malas intenciones. (La primera vez que fui, con 25 años, a los amigos nos chocó que ni una sóla chica te apartaba la mirada por la calle, si mirabas a una a los ojos había 2 opciones, que te mantuviera la mirada o que te sonriese. Quizás el repertorio de guaperas que somos también ayudaba a eso…Modo ego: ON)

Otra reacción lógica esta vez en nosotros, es que el cambio cultural y el desnivel económico nos haga sentir incómodos, sobre todo si no tenemos costumbre de viajar a países así. El hecho de que unos y otros te traten de vender algo, o te pidan dinero por cantarte una canción, o por hacerte una caricatura, o te pidan acompañarte a sitios,… puede resultar agobiante. Por eso digo que hay que ir preparados y con el “chip” de que vamos a hablar y muuucho con la gente de allí.
Además que con nosotros por hablar el mismo idioma ya tienen un “plus” por el que acercarse. Igual un alemán se puede hacer el loco con que no entiende el idioma, pero a nosotros nos tocará lidiar con todos queramos o no…
Os cuento también la percepción errónea que muchos cubanos tienen respecto a nosotros. Los hay que se piensan que todos tenemos coches nuevos, casa con piscina, que viajamos a decenas de países,… Vale que nuestra posición en el conjunto del planeta es privilegiada (pensar lo contrario es bastante egoísta), pero ellos la tienen sobrevalorada.

Sobre los españoles la mayoría tienen buen concepto. “La madre patria!” dicen algunos cuando oyen hablar de España (a mí me emociona la verdad)… Raro será que a alguno no le haga gracia tratar con españoles, y si sucede seguramente se deba a malas experiencias con otros turistas.
Para llamar vuestra atención suelen recurrir al topicazo de “¿Cule o merengue?” o cosas así.

En Cuba es imposible no tratar con la gente local, de hecho es uno de los principales motivos por el que visitar la isla. Para ellos existen 2 tipos y sólo 2 tipos de turistas en Cuba. El “yuma” que es como aquí el guiri y que es ese tipo al que se le puede sacar la pasta porque no sabe desenvolverse por ahí, apenas sale de su hotel y nunca sin el guía, no tiene experiencia en Cuba y o bien por su ignorancia o bien por su inocencia, se le puede exprimir.
Y luego está  el viajero más acostumbrado al entorno cubano porque ha visitado la isla en varias ocasiones o bien tiene suficiente soltura para moverse en esos ambientes pasando más o menos desapercibido. Este último sabe cómo funcionan las cosas y no merece la pena tratar de sacarle la plata.

gente
Éstos son yumas todos, seguro

Del mismo modo hay para nosotros 2 tipos de cubanos, resumiendo mucho claro está. Los primeros son conocidos como “Jineteros” o cómo les bautizamos nosotros, “Buscavidas”. Son quienes van a la caza del yuma con el fin de “enseñarle La Habana” amablemente, a cambio de una comida aquí, una cena allá o una ayudita para esto… son muy pesados y se les reconoce fácilmente porque se plantan en los lobbies de los principales hoteles y las zonas turísticas a ver a quien “enganchan” y porque se visten como “Pitbull” con gafas de sol, un diente de oro, collares muy llamativos,…

dady
Daddy yankee parece uno de ellos…

Su propósito es pegarse a vosotros el mayor tiempo posible para que tengáis un “guía” particular, y él a cambio reciba dinero u otros detalles por esa dedicación.
Sus servicios van desde llevaros a comer a un sitio que siempre es “el mejol de toa lavana” y del que de estraperlo se llevan una comisión, hasta hacer la labor de “gancho” que es un enlace entre turistas y jineteras (prostitutas). Se suelen presentar como “soy el más enrollao” o “quien te va a hacer pasar las mejores vacaciones de tu vida”. Sirven para todo y de todo se llevan comisión, mi consejo es que no os acerquéis a ninguno de estos tipos. No son mala gente, sólo están necesitados y se tienen que buscar la vida, pero hay gente tan o más necesitada y que lo merece más.
Cuando se dirijan a vosotros, bastará con muy educadamente decir que no necesitáis su servicio, podéis mentir con que ya conocéis la ciudad de otros viajes o que ya habéis quedado con alguien para tal fin, o sencillamente que muchas gracias pero que no lo necesitáis,… Todo con educación y respeto, cuidado con las malas formas que no están bien vistas. Ojo, que tampoco hay que despachar a todo lo que se nos acerque, como siempre calibrar y actuar con buen criterio.
Al principio os dará más reparo, luego una vez se tiene confianza en el lugar uno se corta menos. No olvido a un amigo mío que según nos viene un jinetero de frente, justo antes de que nos cuente la película le dice al tipo: ”Si me das 5 pesos te enseño La Habana”. El tío se echó a reír y se marchó, viendo que no tenía nada que rascar.

Una mala práctica muy común entre los jineteros es el mentirte para llevarte donde ellos quieren. Por ejemplo te pueden decir:”¿Pero qué hacéis que no estáis en el XVI certamen de salsa que se celebra justo hoy en el bar “nosequé?”
Tú te quedas con cara de … “joer, a ver si sin saberlo he coincidido con un evento importantísimo y me lo voy a perder…” El objetivo es que piques y te metas a un sitio en el que van a comisión, y cuando lleves 3 rondas te dicen que el show se ha suspendido porque la actriz principal se ha roto un tobillo… Todo trola.

O también pueden “muy amablemente” invitarte a que veas su casa, y resulta que te llevan a la de un conocido que vende unos puros cubanos mucho más baratos que en las tiendas… Ojito con esto porque los puros que se venden de estraperlo suelen ser más falsos que un euro de chocolate.

Con esta gente tenéis que ser muy claros y concisos en lo que queréis porque os tratocarán los planes si no os mantenéis firmes. Si necesitáis saber cómo ir a una casa particular, es muy probable que el listo de turno os “acompañe” y os lleve a otra, que no es a la que queríais ir, y si os dais cuenta saldrá con la excusa de que es mucho mejor o que el otro dueño de la que teníais pensada es muy sucio o tal o Pascual. No lo consintáis, si tenéis un objetivo no permitáis que os lo modifiquen por una comisión. Algunos te mienten con que el dueño era mayor y murió, y que el hijo regenta otra casa más cómoda,… todo mentira.

Luego hacen muchas mentiras innecesarias para ganarse la confianza, o el respeto o la admiración. Que si “soy responsable de seguridad de tal hotel”, que si “he sido medallista olímpico de no sé qué”. Lo de ser medallista olímpico no entiendo porqué lo hacen, siempre es mentira, pero ellos siguen con la misma corneta dale que te pego… Seguro que en el viaje conoceréis 2 ó 3 por lo menos…

Parece que les estoy poniendo por los suelos, pero hay que pensar que desde su situación se ve al turista como un dólar andante, que lo que para él es un mínimo gesto, para el cubano puede suponer una ayuda muy importante.

Bueno, que tampoco penséis qué vais a ir por ahí y que todo el mundo os la va a tratar de colar, yo os pongo lo más exagerado y os preparo para todo 😉

Y luego están aquellos otros cubanos que van a lo suyo, sin tratar casi con extranjeros y preocupados de sacar su vida adelante. No os hablarán por la calle sin motivo y se dedican a sus quehaceres diarios. Es a estas personas a las que hay que ayudar, y de verdad que si tenéis la ocasión no la desaprovechéis y conoced de primera mano cómo vive un grupo de amigos o una familia cubana de verdad.

calleOtra cosa, muy importante que cuando hagáis algún tipo de negocio como que os lleven a algún sitio en coche, os hagan de guía, o que os preparen una comida, consultad y cerrad el precio antes. Si no, es posible que os intenten cobrar de más. Esto lo digo incluso para los taxistas. El precio del trayecto cerradlo antes de partir, y contad con que os diga que no tiene cambios para que al final dejéis propina sí o sí.

Si tenéis alguna duda y queréis hablar con gente de allí buscad siempre a personas lo más sencillas posible. Una madre que está paseando a su niño, una pareja que ronden los 40-50, una señora que vuelve del mercado,… será la gente más auténtica. Seguro que están encantados de colaborar con vosotros y se ofrecerán a ayudaros en todo. Hay mucha gente encantadora que merece la pena conocer y que no olvidaréis en la vida, de verdad. Y cuanto más lejos de las grandes ciudades, más probabilidades de topar con esta gente tan amable.

Luego también tienen algunas curiosidades que nos pueden chocar. Que no os moleste que para llamar vuestra atención hagan sonidos como “Pssssss” o similares, que a nosotros nos suena como que está llamando a un perro y en realidad se refiere a nosotros. Es habitual allí.

Y bueno, que casi se me olvida, por favor no habléis como ellos imitándoles y digáis “mi amolll” o cosas así, porque queda ridículo a todas luces, que con 4 copas a más de uno le da por ahí y de verdad que desde su punto de vista le toman a uno por idiota.

Sobre otro tipo de relaciones…

12189702_918347848240322_3276976360765273519_nSeñores, estamos en Cuba y esto forma parte del país, y aunque algunos no dediquéis ni 3 minutos a leer este apartado porque no os interesa lo más mínimo, para otros os será muy práctico.

A Cuba mucha, pero mucha gente, viaja únicamente por turismo sexual, sobre todo a La Habana y en especial a Santiago de Cuba. Las prostitutas (jinetera, por aquello de la que monta) están por las calles, en las discotecas, a la salida de los hoteles, en bares, en plazas y zonas turísticas, en el malecón…
Del mismo modo hay muchas chicas corrientes que estarán encantadas de acompañar en sus vacaciones a un turista, dado que éstos suelen complacer con regalos y experiencias, que muy pocos hombres en Cuba pueden proporcionar.

Sobre la prostitución lo único que pido desde esta página es, primero, conocer la situación que hay detrás de esa actividad y actuar de manera consecuente. Y lo segundo, respeto. En la ética de cada uno yo ya no me puedo meter.

Este país por desgracia ya tiene asociada esa etiqueta, que para cierto tipo de personas es incluso un reclamo turístico. Eso sí, esos tópicos de que en Cuba por un pintalabios ya has ligado dejádselos a los que creen en el ratoncito Pérez. Sí que durante el período de especial crisis y escasez en Cuba, se acentuó mucho este tema, pero ahora son batallitas basadas en topicazos.

La mayoría de quienes practican este turismo suelen ser jubilados que van a pegarse sus últimas fiestas, aunque se puede ver gente de todas las edades y por supuesto también mujeres buscando servicios masculinos. En los locales nocturnos de mayor nivel y categoría, es habitual ver a veinteañeras con cuerpos de modelos acompañando a guiris de 60…, o a chicos jóvenes y fuertes con rusas ya talluditas.
Esto lo digo porque si salimos de noche, vamos a darnos cuenta enseguida.

A día de hoy sigue habiendo una industria importantísima en torno a este negocio. Se entiende que si un servicio de unas horas supone el equivalente a los ingresos de un mes del trabajo de un médico, haya tantas mujeres dedicándose a eso, además de la posibilidad de recibir otros regalos que resultan inalcanzables para el cubano corriente, como un móvil, maquillaje, ropa de marca,…

La justicia las busca muy severamente y las penaliza con multas, además del mal trago que supone para ellas que las lleven presas. Muchas de ellas vienen de otras partes de Cuba, y si las cazan las devuelven a su región, con lo que es mucho lo que se juegan si las pillan.
Fijaros los riesgos que están dispuestas a asumir por ejercer esa profesión. Pensad en la calidad de vida que puede tener una chica que gane en 1 hora lo que un trabajador al mes…

Vamos a hablar de amor que es más agradable.

Luego hay muchas chicas que están deseosas de mantener relaciones con extranjeros. Algunas son sólo busconas que esperan que alguien les pague sus caprichos, invite a cenas, o regale ropa, durante sus vacaciones. Se las nota enseguida porque son muy receptivas, buscan ellas el encuentro y se interesan en exceso, actúan con picardia, se comportan y hablan de forma sensual,… Vamos que os vais a dar cuenta. ¿Y éstas chicas son prostitutas? Pues…Pasapalabra. A ver, no es una transacción económica al uso como pueda suceder aquí, pero ellas saben lo que van a dar y también tienen claro lo que quieren recibir por ello… Pero bueno… y ¿en qué país del mundo no pasa eso?¿No se le acercan tías a Paquirrín atraídas por su cartera? Pues eso.

Y luego están las chicas más corrientes. Chicas que tienen su vida, sus amistades, sus estudios o su trabajo, su familia, su novio, su perro,… vamos lo que una chica de cualquier parte del mundo.

gente
No os extrañe que al ir a conocer a una chica lo primero que haga ella sea desconfiar, o bien poner una cara de borde que no sabrás si estás en Varadero o en San Sebastián… Pensad que antes que vosotros han ido cientos de extranjeros influenciados por los tópicos de Cuba a chulearse y a tratarlas como si se vendieran por una copa, o a prometerlas el oro y el moro, o a engañarlas con mil historias para llevárselas a la cama,… Es normal que no confíen en el turista. Tendréis que ganaros la confianza de la chica en cuestión, y para ello nada como ser honesto, no ir de sobrado, ser cercano, no ir con la billetera por delante,… Pues eso.

Si entabláis una relación del tipo que sea con una cubana (siempre hablo como dirigiéndome a hombres, yo lo soy y lo hago por costumbre), es muy posible que quiera seguir conociéndoos y muestre interés por quedar con vosotros cada día de vuestra estancia. Incluso es normal que te lleven a su casa y te presenten a su familia, que por cierto te tratarán muy cortésmente y harán que te sientas lo más a gusto posible.

Esa atracción es comprensible ya que lo que ven en tí es algo especial que no pueden darle otros hombres de su entorno. La mejor noticia que puede dar una cubana en casa es que se marcha a un país libre, y la vía más habitual es la del matrimonio. “Lo mejor que le puede pasar a un cubano es salir de Cuba” me dijo una chica de fiesta por ahí, no lo olvidaré nunca.

Además de nivel de vida, los turistas sorprendemos a las cubanas con algo tan simple como el respeto hacia la mujer. Cuba es un país muy machista, en el que ellos mandan en todo. Si os paráis a hablar con una pareja, será normal que sólo hable él y que ella no entre en la conversación y bueno… ¿qué os voy a contar? En algunos casos ellos hacen de chulos y andan ofreciendo a su novia a turistas…
Así que imaginaros cómo se sienten cuando aparece alguien que les hace regalos, les alaga, es detallista,… Se derriten… En algunos casos es algo así como en Pretty Woman, que ella tiene su semana increíble yendo a cenar a sitios que ni se planteaba, recibiendo cariños y detalles que posiblemente nunca volverá a recibir…

Para diferenciar a las chicas interesadas de las más corrientes, lo tenéis muy fácil.
¿Utiliza artículos de lujo como un teléfono móvil de última generación?¿Viste con más categoría que las demás?
En Cuba habría que trabajar muchos años para conseguir un objeto de estos, las chicas que tratan con extranjeros suelen recibir regalos de este tipo. Seguramente éste sea el indicio más claro.
¿Dónde la conociste?
En una discoteca para turistas malo… Por la calle de casualidad preguntando por ejemplo una dirección o en un mercado, pues mejores posibilidades.
¿Te habla de su familia, te presenta a gente de su entorno, prepara planes para ambos?
Buena señal para que sea una chica formal.
¿Tiene trabajo?
Lo mismo. Una jinetera que gana por noche lo que un sueldo mensual en un trabajo convencional, no se molestaría en trabajar.

De todos modos, entablar una relación es una ocasión excelente de conocer a fondo la vida cubana, además de lugares y curiosidades que no se llegarían a conocer sin alguien local que te los muestre. Pero vamos, que como si vas a Mallorca. A todos nos gusta ligar y lo que aporta al viaje una persona especial… ¿no? Pues ya está.

Sea como sea el ligue o como queráis llamarlo que os echéis, sabed que en los hoteles no es posible que entren chico/as cubanas. Está prohibidísimo y en muchos casos se soluciona pagando al “custodio” que viene a ser el segurata del hotel que está en los ascensores cuidando que no se cuele nadie, una cantidad que rondará los 20CUC. En las casas no tendréis ese problema.