Iberostar Royal Andalus 4* Opiniones | 2021 y 2022

0

La combinación de Sancti Petri e Iberostar ya presagiaba que estos días serían algo grande, pero la realidad ha mejorado considerablemente las expectativas.
Una ubicación privilegiada en 1ª línea de la Playa la Barrosa, para mí la mejor playa española peninsular, ambiente muy exclusivo y calidad en cada detalle, han derivado en que regrese con bastante tristeza.

Así que vamos con la revisión que tenemos para rato. Comentar de primeras que las 4 estrellas no se explican porque es un hotel de 5 lo mires por donde lo mires. Aquí sucede lo de siempre, que depende dónde estés cambia el criterio.

Reservar Iberostar Royal Andalus

Podréis reservarlo desde aquí y así de paso estaréis favoreciendo que yo pueda seguir enseñándoos hoteles mientras me tomo mis mojitos y hago el ganso.

Iberostar Royal Andalus | Ubicación

El hotel se encuentra en la Playa de La Barrosa, un arenal de varios kilómetros con arena muy fina, agua limpia y cristalina, algo de olas, bastantes peces y cangrejitos, pero sobre todo luz que por algo estamos en la Costa de la Luz.

En la zona hay restaurantes, bares, zona de copas (que no la tenía fichada yo de mis tiempos…), posibilidad de actividades, el pueblo de Chiclana no muy lejos y centros comerciales.

Aquí estás todo el día viendo en azul, entre el mar, el cielo y la piscina. Una gozada.

Climatológicamente es un lugar provilegiado, con amplios pinares y algo de brisa que ayudan a que se suavicen las temperaturas.
El mal menor es el viento del Levante, que esta vez sólo nos tocó apenas unas horas y muy leve. Pero vamos, que tampoco es para tanto…

Entre la playa y el hotel vemos un espacio que supongo estará protegido y que se salva a través de una pasarela de madera que parte directa (Me recordaba a los cayos cubanos)

Con esta ubicación no se cansa uno de pasarse el rato mirando el mar desde el propio hotel.

Deciros que no pienso hacer más uso de anglicismos tipo «Lobby, review, sports bar» y demás. Ya tenemos palabras para referirnos a esos términos en español. Y sobre todo, no usaré «brunch o snack» cuando existe la posiblemente palabra más bonita del diccionario, piscolabis.

Luego quedan las puestas de sol, que se ven espectaculares desde el propio hotel.

Iberostar Royal Andalus | El Resort

El resort se divide en 2 áreas totalmente diferenciadas. La mitad del hotel está orientada a personas más mayores y en ella no se oye una palabra más alta que otra. Muy poca gente, rara vez más de 4 personas en la piscina, gente leyendo y tranquilidad.

Piscina del área «mayores»

También la frecuentan algunos niños especialmente porque apenas cubre y hacen pie en casi toda la piscina.

La otra ala del hotel es en la que está la acción. Piscinas infantiles, el bar, el mini club y las actividades de animación.

El edificio cuenta con un amplio recibidor en el que se encuentra el bar principal, la recepción y el acceso al restaurante principal, y detrás el bar deportivo con pantalla gigante para seguir los eventos y partidos.

Recibidor
Bar deportivo
Bar principal

Iberostar Royal Andalus | Piscinas

El hotel cuenta con hasta 5 piscinas. La 1ª es la piscina del área de personas mayores de la que la verdad ya lo he dicho todo.

Luego en el área familiar están las otras 4. La grande es además el escenario de los bailes y juegos de animación. Junto a ella está la piscina de bebés, que es ese círculo de la parte derecha de la foto.

Piscina principal del área familiar

Tenemos aquí la piscina infantil, con algunos toboganes sencillos y en la que cubre muy poco, con entrada gradual al agua.

Piscina infantil

Y por último queda «la bola», que es una estructura que se infla cada día a la que los niños escalan para luego bajar de la manera más loca posible. Aquí adelanto que se ven escenas propias de «Rambo III»…

Piscina de «la bola»

Iberostar Royal Andalus | Gastronomía

Y aquí el punto fuerte del Iberostar Royal Andalus. En gastronomía tiene 6 estrellas, y eso que lo he conocido en horas bajas.

El buffet principal es de una calidad que yo personalmente no había visto antes, ni en Caribe ni en otros resorts de categoría superior. Las paellas, la fideuá, la plancha con langostinos o solomillos, el salmorejo, las ensaladas, los postres,… todo estaba exquisito.

Ya sabréis que en la mayoría de hoteles el postre y sobre todo la bollería suele ser industrial y de calidad regular. Bueno, pues aquí no sé los pasteles, tartas de queso, mousse, helados, que habremos comido en esta semana, auténtico vicio…

Luego cada día hay una isla que cambia, por ejemplo mexicano con nachos, quesadillas o fajitas; gaditano con tortitas de camarón, pescaíto o croquetas y temáticas así.

Ensaladas
Langostinos
Bogavante
Ensaladillas y Sushi
Postres de puro vicio
Pastelitos
Tartas… si ya os digo que es puro vicio

Para picar entre horas hay un espacio junto al comedor con sandwiches, fruta, bollería, patatas fritas, perritos calientes o hamburguesas. Hasta las hamburguesas que en este tipo de puestos suelen ser de carne maluja, en este hotel estaban buenísimas.

El todo incluido es otra cuestión que me ha conquistado. Cuando llego al bar piscina y pregunto qué rones entran, me dice que todos desde el Cacique o el Havana Club hasta el Barceló y es que todo eran primeras marcas. (Mi cara tratando de ocultar la satisfacción era un poema).

Comentar que el grifo de caña era de Mahou. Esto lo repito por si no se ha leído, el grifo de caña del todo incluido era de Mahou. Eso ya debería de darles otra estrella por lo menos…

Las vistas desde el bar piscina

Esto ya te dice el nivel del todo incluido, que no es un «casi todo» incluido como es habitual.
Luego con la bebida sacan frutos secos o patatas fritas, y en el bar principal los cubatas y gin tonic son en vaso de balón. Pequeños detalles que evidencian el potencial del hotel.

Para los helados están incluidos casi todos los de hielo tipo Calipo, los Magnum y los otros de mayor precio requieren pagar el 50%.

El comedor es muy agradable, espacioso y con una temperatura ideal. Para las cenas se habilita una terraza en la que da la sombra y hay hilo musical. Hay que llegar pronto para coger sitio porque todo el mundo quiere cenar allí.

Los trabajadores, que por cierto llevan muchos años y eso ya dice mucho en este sector tan volátil, son muy atentos, profesionales y educados. Se nota que son señores mayores y tienen mucha escuela tratando al huésped.

Iberostar Royal Andalus | Habitaciones

Nos alojamos en una familiar del lado de la piscina infantil y no pudimos estar mejor la verdad. Lo ideal es planta baja ya que si se abre la terraza se tiene acceso directo a la piscina, lo que viene bien para coger/dejar cualquier cosa o por si el crío se hace pis. Vamos que es muy práctico.

Habitación principal
Parte de las niñas (sí, ya lo sé que no he quitado ni las botellas de agua)
Baño

Iberostar Royal Andalus | Animación

Otro punto de distinción de este hotel y que merece ser resaltado es la animación. El equipo no cambia con los años, y esa estabilidad sí que es de ciencia ficción.

Detalles como involucrar a los niños que tienen dudas en el mini club, generar buen ambiente, siempre sonriendo,… lo dicho, pura escuela y profesionalidad.

En los espectáculos de la noche flojea un poco la cosa, siendo los mejores los que organizan los animadores. El mejor es el de Aladín en el que además suben al escenario los críos del miniclub y eso les encanta.

Nos tocó además una noche un mago muy majete y tal pero un poco amateur, un grupo de flamenco y una chirigota que a mí me encantó.

A título particular destacar a Jesús (o Yisus, como le gusta que le llamen), la personalización de la vis cómica. Un tío implicado, gracioso, polifacético que hasta cantaba y siempre con los niños.

Y Luis, que se ha ganado el cariño de un gran número de húespedes que cuando se marchan se despiden efusivamente de él.