OLÉ PLAYA BLANCA

HOTEL

CARACTERÍSTICAS Y UBICACIÓN
  • CATEGORÍA
  • PLAYAS
  • PISCINAS
  • GASTRONOMÍA
  • HABITACIONES
  • ANIMACIÓN
Calificación 6.0
PRECIO
Sobre los 65€ la noche en todo incluído
DESCRIPCIÓN

La opción más económica de alojarse en Cayo Largo. Es un hotel viejito y sencillo, pero como digo a este lugar no se puede ir buscando lujos de ningún tipo.

El hotel en sí es como muy cuco, y los jardines y pasos comunes se nota que están muy bien cuidados, aunque no son tan majestuosos como en otras zonas. Es pequeño, con los boungalows dispuestos de forma paralela a la playa y en el punto medio la piscina.

JARDIN

Las habitaciones no son muy grandes, y el equipamiento y mobiliario no son precisamente de ayer. Con esas mecedoras que le entran a uno ganas de hacer ganchillo…

HABITA
En el minibar hay agua y refrescos pero no dejan bebidas alcohólicas, ni cerveza siquiera. Pero bueno, que para tomarse un pelotazo por ahí, siempre hay un sitio.

Las villas son de 2 alturas y pintadas de colorines.

VILLAS

Hay que destacar que desde las habitaciones, aunque no desde todas, se tiene la posibilidad de contemplar el atardecer como en pocos lugares de este mundo…

ATARDECER

La gastronomía es bastante corriente, ya sabéis como es Cuba en esto respecto a otros países y a eso hay que añadirle que Cayo Largo es una isla perdida.
Cuenta con un buffet principal y algunos restaurantes a la carta para las cenas principalmente. Casi en la propia playa hay un ranchón para tomar o picar algo, que a las noches pasa a ser restaurante temático siendo el lugar más mágico para cenar, escuchando el mar y tal. También está el snack bar cerca de la piscina (Opalino), que sirve sobre todo para picoteo entre horas.

OPALINO
Buffet Opalino
PICOTEO
Parrilla para picoteo
A LA CARTA
Cena en restaurante a la carta

La playa no tiene acceso fácil desde el resort con lo que hay que caminar un poco para encontrar una zona óptima. El tema es que el huracán Michelle le hizo la pascua a este hotel dejándolo sin gran parte de su playa.

De todos modos el hotel ofrece gratis el trencito a Playa Sirena, que es el verdadero atractivo de la región. El trencito os lleva a la Marina, donde se coge un barco que en 5 minutos te deja en Playa Sirena.

PLAYA
Bonito es, pero difícil también

La piscina no tiene nada de especial pero al menos siempre está muy limpia, aunque no le vendría nada mal una mano de mantenimiento. No tiene bar dentro.

PISCINA

La animación es del estilo del resto del hotel. El grupo de animadores suele hacer juegos y bailes de diferentes países que suelen gustar a los huéspedes. Por la noche hay shows, y una vez se acaban, toca irse a la cama porque no hay nada que hacer, como en todo Cayo Largo.

SHOW

A ver, no hay más que leer el artículo para saber que no recomiendo este hotel. Lo de estar viejito pues vale, es normal, pero si vienes hasta aquí pensando en la playa y te plantas en que tienes que desplazarte para llegar a ella, pues como que no… Si queréis hacer un par de noches en los cayos sin gastar mucho dinero pues no es mala elección, pero para pasar una semana entera creo que hay mejores opciones.