TRYP HABANA LIBRE

hotel

CARACTERÍSTICAS Y UBICACIÓN
  • CATEGORÍA
  • UBICACIÓN
  • HABITACIONES
  • DESAYUNO
  • INSTALACIONES
Calificación 7.9
PRECIO
Sobre 90€ la noche con desayuno

 

DESCRIPCIÓN

El antiguo Hilton rebautizado como Habana Libre. Este hotel de 25 alturas está ubicado en Vedado en la famosa rampa, a un paseíto de más o menos un cuarto de hora de la Habana Vieja. El hotel se encuentra en una zona con bastante ocio en la que hay algunos bares y discotecas, y en dónde se mueve bastante gente joven los fines de semana por la noche.

lobby-bar
Lobby

Las habitaciones son muy grandes y confortables, con un baño muy, muy equipado para lo que se suele ver en La Habana. En este hotel a un amigo mío por no querer dar propina al maletero el primer día, no le hicieron la cama en las 3 noches. Culpa suya, en Cuba te tratan como tratas…

habitacion
Las habitaciones son de lo mejor de la ciudad

Cuenta con piscina en la planta 1ª, algo que se agradece entre tanto paseo por la ciudad.
La piscina no es muy grande, pero para un chapuzón ya vale

piscinaLos desayunos están muy, muy bien. Son bastante variados y con productos de calidad. Además el comedor está impecable. Hay una persona preparando huevos y tortillas, y el resto es el típico buffet, sólo que bastante completito.

desayunoLos ascensores suelen fallar, como en casi toda la ciudad es muy raro que todos estén funcionando correcta y simultáneamente. Por cierto, van a toda velocidad. No he visto ascensores más rápidos que los de este hotel…

En su planta superior cuenta con una discoteca “El Turquino” gratuita para los huéspedes y en la que se pueden ver shows en vivo y cantantes o artistas en directo, aunque esta disco está demasiado orientada a turistas.

vistas
Vistas

Desde ella se tienen unas vistas espectaculares de la ciudad. El techo se abre pudiendo verse las estrellas desde la pista (aquí escuché por primera vez el tema “La mujer del pelotero”).

turquino
Sala Turquino

En la planta de la piscina, se encuentra otra discoteca muy, muy animada de ambiente más juvenil en la que te encuentras tanto con turistas como con cubanos. Es gratuita para los huéspedes del hotel salvo cuando actúan grupos de más categoría.
Es bastante probable la presencia de jineteras en este local.

Por su historia se trata de uno de los edificios más emblemáticos en la ciudad y todo un símbolo de la revolución. En la nochevieja de 1.958, Batista se encontraba celebrando en este hotel una fiesta para despedir el año ignorando el avance rebelde. Fue en esa misma noche cuando los guerrilleros entraron en La Habana y ante su inminente victoria, Batista abandonó la fiesta huyendo de Cuba. Esta situación se escenifica muy bien en El Padrino II.

Aquí estableció su cuartel Fidel Castro en la toma de La Habana unos días después, el 5 de Enero de 1.959. Fidel buscaba causar un golpe de efecto ante la población y ante los EEUU, y eligió este hotel por su presencia poderosa y dominante sobre el resto de edificios de La Habana. Fue en 1.960 cuando todos los hoteles fueron nacionalizados, el momento en el que se le cambió el nombre por el actual Habana Libre. Hoy en día lo regenta la compañía española Tryp.