Splendid Conference Spa Montenegro | Opiniones 2023

0
DCIM100GOPROGOPR1601.JPG

El Splendid Conference Spa de Montenegro se encuentra en la localidad de Budva, en concreto en la playa Bechici que es la más oriental de las 2 grandes playas de la ciudad. Se trata de un hotel bastante lujoso si tenemos en cuenta donde estamos, con ese ramalazo a lo vieja usanza tan propio de Montenegro.

La ciudad de Budva sería algo así como nuestro Benidorm, mucha gente, jaleo y fiesta, pero sin las infraestructuras… Esto quiere decir que atascos en las calles, colas para entrar a los parkings o calles con curvas y cuestas imposibles en cuanto salimos de la avenida principal. 1ª Norma, el coche bien guardado y moverse en transporte público, que cada 2 por 3 se veían roces de coches, aparcar es una odisea y el transporte es bien barato.

Si tenéis intención de reservarlo, así como cualquier alojamiento en Budva podéis mirar precios aquí.

Splendid Conference | Introducción

Vamos con el hotel que se compone del edificio principal, en el que se encuentran la mayoría de espacios comunes y algunas habitaciones, y las alas en las que tendríamos más habitaciones y algún otro elemento como el spa.

El rollo de este hotel es muy tradicional, con detalles como el parking (por cierto gratuito) y que cada vez que quieres el coche sale el chaval de recepción a por él y te lo deja en la puerta, o el helipuerto de la torre principal que ya ves tú quien puede usarlo más que algún mafioso ruso o serbio.
Sobre el perfil del huésped bueno, bueno,… aquí hay mucha tela que cortar. En estos países los que tienen dinero que son 4 gatos, hacen que se sepa. Prepararos para ver recauchus por todos lados, o señores ya que pasan la cincuentena con simpáticas señoritas que apenas rondan los 20 cual parejita de recién casados.

La estancia principal donde queda recepción es elegante, y allí la verdad que atienden con todo detalle, incluso hay veces que tienes suerte y encuentras a alguno que sabe español.

El comedor es amplio, y bastante bien organizado, aunque la calidad de la comida mucho más justa que en un hotel de esa categoría en España. Sobre la comida sólo puedo hablar del desayuno ya que no probé nada más.

Splendid Conference | Piscinas y Playa

Sobre la zona de piscinas es lo mejor del hotel en Splendid Conference, pero tienen algunos fallos. Para los niños queda un tanto desatendido, no hay ningún tobogán y si son muy pequeños tampoco hay una entrada gradual de esas que tanto les gusta.
Luego el diseño será muy bonito, pero menos práctico que un carro sin ruedas. Hay unas hamacas sumergibles que no se ven, cuya esquina queda a la altura justo debajo de la rodilla y todos los días me pegaba con alguna. Hamacas y sombrillas hay de sobra para todo el mundo, y en el agua un par de jacuzzis en los que se está a gusto.

El hotel tiene acceso directo al paseo marítimo, y una porción de playa privada con hamacas y toallas. Lo malo es que la playa deja un poco que desear, con piedras justo cuando se entra al agua y de color un tanto fea.

El paseo eso sí está bien surtido de bares y restaurantes, y aquí a quienes os guste el café, los pasteles y demás, apuntaros este local:

Las habitaciones muy justitas en todo, capacidad y calidad. Puede que necesiten una reforma, aunque hay que decir en su favor que no ponen pegas a nada de cara a meter comida, bebida y demás de fuera.

El Spa del Hotel Splendid es un puntazo, queda junto a las piscinas y el acceso es gratuito servicios extra aparte. Tiene piscinas de agua caliente y se puede ir tranquilamente, también con los niños y darse unos chapuzones en interior.

Respecto a la animación deja mucho que desear, pero es que poner a los montenegrinos a animar es algo así como poner al cochero del Conde Drácula de Mister Universo. Toda la gracia se la llevaba una chica, cubana por supuesto, que nos tenía a nosotros de únicos huéspedes hispanohablantes.

Luego el hotel cuenta con miniclub en el que no llevé a las niñas y un casino en la planta alta que ni siquiera visité. En resumen, un buen hotel si te toca andar unos días por Budva, pero al que personalmente no volvería.